La dieta sin gluten

Nutricion
celiacos, comidas celiacos, dietas sin gluten, que comer si eres celiaco
0
dieta sin gluten

Son mucha las personas que sufren de ciertas intolerancias alimenticias. No todas son tratadas de forma similar. Algunas son muy llevaderas mientras que otras limitan en gran medida los alimentos que puedes consumir. En este caso, hablamos de aquellas personas que no pueden incluir gluten en su dieta. El tratamiento verdaderamente eficaz para la enfermedad celíaca es tomar una dieta sin gluten.

El gluten es una proteína que se encuentra en cereales como el trigo, el centeno, la cebada y todos los productos derivados de ellos. En realidad carece de valor biológico, pero se usa para elaborar la masa de las harinas porque les da elasticidad y las hace más esponjosas.

Las dietas sin gluten pueden ser recomendadas por un especialista tras un diagnóstico, porque comenzar a llevarlas antes puede hacer que se enmascaren los síntomas y se retrase el diagnóstico.

¿Qué comer sin gluten?

Si tú también sufres de intolerancia al gluten, hay ciertos puntos que debes tener en cuenta. Se recomienda que los alimentos sean lo más naturales posible. De esta forma aseguras la posibilidad de tomar gluten. Ya que muchos alimentos manufacturados pueden contener trazas de gluten. Sin embargo, existen en el mercado alimentos especialmente elaborados para celíacos. 

Los cereales y las harinas tolerados por no contener gluten son el arroz, la soja, las patatas, el maíz, los fréjoles, la quinoa, el mijo, la tapioca y la harina de nueces.

Nuestros consejos sobre una dieta sin gluten

Cualquier tipo de dieta, para resultar efectiva y saludable, debe incluir variedad de alimentos. Siempre recomendamos incluir todos los nutrientes necesarios para evitar posibles problemas derivados de una alimentación insuficiente. Cuando hablamos de llevar una dieta sin gluten, son varios los alimentos de los que hay que prescindir. En esta dieta se recomienda comer de manera equilibrada todo tipo de alimentos como verduras, frutas, carne, huevos, leche y legumbres, pero siempre sin ser procesados industrialmente porque los conservantes y aditivos que se incorporan pueden contener gluten.

 

En definitiva, una alimentación saludable, equilibrada y variada depende de las necesidades nutricionales de cada uno de nosotros según edad, sexo, actividad física y ámbito cultural en el que viva.