Enfermedades periodontales

Consejos Saludables
0
Enfermedades periodontales

Muchas personas no somos conscientes de la importancia de las encias sanas. El peligro real lo encontramos en que estas enfermedades pueden afectar la integridad en otras zonas del organismo y acarrearnos futuros problemas. De ahí mantener un control adecuado de nuestra salud bucal, basándonos en una buena higiene oral en casa y acudiendo al dentista como nos haya aconsejado.

Enfermedades periodontales

En la mayoría de las ocasiones, estas patologías periodontales, causadas por ciertas bacterias, se pueden eliminar tras unas semanas de tratamiento. Sin embargo, hay ciertos casos en los se desarrollan con más agresividad y derivan a otros problemas mayores. En su estadio más grave, nos podría ocasionar la pérdida de los dientes.

No obstante, percibiremos muchas señales anómalas antes de que se produzca este resultado. El sangrado de las encías es uno de los síntomas que puede avisarnos de que hay alguna dificultad, como por ejemplo la gingivitis. Esta es una de las enfermedades más recurrentes de las encías. Podemos sospechar que la padecemos si presentamos las encías inflamadas, más enrojecidas, y, por ende, nos sangran. Suele ser consecuencia de la acumulación de placa bacteriana que no podemos eliminar con el cepillado habitual.

Otra de las enfermedades en las que puede derivar el acúmulo de placa es la periodontitis. Vulgarmente conocida como piorrea, se presenta cuando, además de gingivitis, hay posibilidades de pérdida de hueso. El diagnóstico de que hayamos perdido hueso de soporte de nuestras piezas dentales debe ser analizado por nuestro dentista.

Prevención de enfermedades periodontales

La prevención de estas enfermedades empieza por disponer de una higiene oral óptima, para reducir y llegar a eliminar los microorganismos que las causan. Es muy importante contar con el hilo dental de uso diario y una buena técnica y frecuencia de cepillado.

En este sentido, una buena técnica se centra en cepillar todas las superficies de las piezas dentales. Desde la base de la encía, debemos pasar por las caras externas y no olvidarnos de las caras que dan al interior. También tener en cuenta el espacio bajo las encías, y realizar movimientos circulares suaves para terminar en las coronas dentales.

Asimismo, podemos ayudarnos con enjuagues bucales. La clorhexidina, por ejemplo, se presenta como un antiséptico con efecto fungicida y bactericida. Los enjuagues orales contribuyen a inhibir el crecimiento y la proliferación de las bacterias, reduciendo así el posible riesgo de infección.

Por descontado, el mantenimiento de una dieta equilibrada favorecerá nuestra salud oral, previniendo la aparición de caries y microorganismos en la placa. Es bien sabido que los alimentos que contienen azucares fomentan el ecosistema para que las bacterias proliferen. Hay ocasiones en las que la gingivitis se debe a la falta de vitamina C; por tanto, incorporar a nuestra dieta alimentos ricos en esta sustancia aumentará nuestra salud gingival. Así, la combinación de una alimentación saludable con unos hábitos de higiene aceptables es esencial para mantener sanas nuestras encías.

No dudes en visitar a tu dentista para que te aconseje sobre la prevención de enfermedades periodontales. En esta Clinica Dental Cordoba encontrarás el asesoramiento que necesitas.