Cómo cuidar las pieles atopicas

Nutricion
crema para piel atopica, dermatitis, pieles atopicas, que son pieles atopicas
0
pieles atopicas

En torno al 20 % de los niños padecen dermatitis atópica. No en vano, los casos de pieles atopicas se han duplicado en los últimos 30 años. Existen maneras para aliviar las molestias de esta alteración en la constitución de la piel.

 

Una patología crónica, pero controlable

La dermatitis atópica, a diferencia de la seborreica o la de contacto, se caracteriza por el picor y la descamación llegando a supurar durante los brotes.

La predisposición genética y los climas fríos son sus principales desencadenantes. De hecho, existe una relación directa entre los antecedentes familiares de asma y/o fiebre del heno y piel atópica. Su prevalencia es mayor en el norte de Europa.

En bebés y niños las zonas corporales más vulnerables son las mejillas, barbilla y los pliegues de las articulaciones mientras que en los adultos el engrosamiento de la piel se manifiesta en el cuello, pecho y extremidades.

 

Pautas para espaciar los brotes y ahuyentar el picor en pieles atopicas

Los cutis que son pieles atopicas requieren una permanente humectación, ya que su falta de agua y grasa los convierte en extremadamente sensibles a los cambios de temperatura o humedad. Estos consejos son críticos para prolongar el confort de las pieles atopicas:

– Limitar el uso del jabón a la higiene de genitales, axilas y pies. El jabón debe ser ácido para preservar las bacterias beneficiosas de la piel.

– Huir de los baños largos y con agua caliente. Secar con toallas de algodón y sin rascar la piel.

– Hidratar con la crema para piel atopica o emoliente, después del baño y las veces que sea necesario.

– Vestir ropa holgada de algodón (la más transpirable).

– Evitar los tejidos sintéticos, suavizantes y lejías.

– Regular la humedad ambiental utilizando humidificadores.

– Suprimir alfombras y peluches, acumuladores de polvo.

– Mantener cortas las uñas para no agravar las lesiones.

Normalizando estos pequeños gestos mantendremos a raya las molestias de la dermatitis sin gran esfuerzo.