Corazon y problemas dentales

Consejos Saludables
enfermedades por la salud dental, higiene dental, salud bucodental, salud dental
0
Corazon y problemas dentales

Existen determinadas enfermedades orgánicas que están relacionadas con la salud bucodental. Esto ocurre a pesar de que en un principio no parecen tener relación para la población general. Debes saber que Corazon y problemas dentales se encuentran relacionados. Esto es algo que queremos transmitir en este post.

Se ha de tener en cuenta que el cuerpo es un conjunto de sistemas que están conectados entre sí. Por ello, una mala higiene bucal puede hacer que se sufran diversas enfermedades, síndromes y patologías en otros órganos o sistemas. En este caso, no solamente se va a tener dolor de muelas o gingivitis, sino que estos pueden provocar enfermedades mayores al pasar las bacterias al cuerpo por medio del torrente sanguíneo.

Por ejemplo, una infección en las encías puede llegar a producir una endocarditis o una artritis reumatoide, dolores musculares o gastritis crónica. Sin embargo, estas conexiones son poco conocidas por la población general, por lo que son una especie de curiosidades dentales.  Por ejemplo, ¿conocías la relación entre corazón y problemas dentales?

Relación entre corazon y problemas dentales

Las enfermedades de la boca y las cardiovasculares se conectan. Esto ocurre porque, a través del torrente sanguíneo, los microorganismos de la boca se propagan a otros lugares, entre ellos, al corazón. Por ello, podemos sufrir endocarditis, arteriosclerosis y apoplejía.

Es más probable que las personas con enfermedades de las encías crónicas, como la gingivitis, tengan más riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Pero, aunque no se sufra de gingivitis, si se tiene placa dental y se realiza una mala higiene, se pone en riesgo la salud cardíaca.

Los signos que se deben observar para evitar este tipo de consecuencias para la salud son:

– Problemas de encías como la inflamación y el sangrado.

– Presentar pus en las encías y los dientes.

– Las encías se van retrayendo de los dientes.

– Padecer mal aliento (halitosis) con mucha frecuencia o mal sabor de boca.

– Los dientes comienzan a moverse y estar flojos.

La buena higiene bucal es la medida fundamental para evitar las enfermedades bucales. Y  recuerda que sus consecuencias más graves como las enfermedades cardiovasculares.